Viajes y Formas

INTRODUCCION

Soy fruto de la energía. De la fuerza que mueve todo lo que existe y lo que existirá alguna vez sobre el Universo.

No nací, solo me desprendí de la base creadora de donde surgen todas las cosas. En un principio en forma de viento. De soplo. De aire. Indefinido y vacío a la misma vez. Luego me concentré y me convertí en esencia.

Brillaba de la misma manera en cómo lo hacen las estrellas. Mi resplandor era de color anaranjado y tendía a cambiar con el paso del tiempo. Mientras me desarrollaba.

Así vague sin un rumbo fijo durante muchos siglos.

Así conocí a cada uno de los rincones de las galaxias y de las dimensiones.

Así me hice consciente de mi ignorancia, de mi naturaleza y de mi creador.

Entonces un día quise hacerme consciente de lo que se escondía detrás de la profunda oscuridad que me rodeaba.

¡Y descubrí la Luz!

Una Luz tan pura y densa que no podría ser comparada con nadie ni con nada similar en este mundo.

Ella me atrajo profundamente y yo quise también ser parte de ella. Pero como esencia descubrí que jamás podría lograrlo.

 Porque debía de crecer previamente.

El crecimiento que experimentas como esencia se compone de varias etapas. Primero, te inicias como aire en el plano de la no material, y te introduces en un traje al que llamamos el alma. Luego tu esencia, a través de esa alma se introduce en la tierra, en el cuerpo, en el mundo de la materia para después regresar hasta el origen nuevamente. Después de completada su misión en el plano material. Esto solo ocurrirá de manera definitiva cuando te conviertas en Fuego.

Entonces así y solo así estarás preparado para ser parte de esa Luz tan hermosa que abarca todo el Universo y la cual llamó tu atención.

Así fue como me hice aire y vi el futuro.

Así fue como me hice tierra y vi el pasado.

Así fue como me convertí en la esencia que evolucionó a través de un alma, la cual se desarrolló viviendo innumerables experiencias a través de distintos cuerpos.

Y viaje.

LA DECEPCION

(1849-1861)

Era solo un niño de apenas unos 12 años.

Tenía dos padres y vivíamos en una pequeña aldea a la orilla de una montaña rocosa.

Corría la guerra civil entre la Unión y la Confederación de los estados americanos.

Nuestros corazones estaban más que desechos. La muerte, la hambruna y la desesperanza se habían apoderado de todo.

Perdí a mi madre en un fuego cruzado.

Mi padre y su hermano ahora se ocupaban de mí.

En aquella ocasión aprendí que el amor es también confusión. Ya que aparenta ser siempre justo, pero no lo es.

¡Lo que llamas amor en verdad no lo es!

Es tan solo una palabra que se limita a definir un sentimiento. Solo lo sientes, no lo dices, porque cuando lo haces este deja de serlo, se desvanece.

Aprendí además sobre la decepción.

Fui la luz que les permitió a mis padres conocer sobre el sentimiento de la impotencia, de la frustración. De querer hacer tanto por mí, pero no poder hacer nada.

EL PODER

 (841-871)

Fui guerrero.

Mis manos habían matado a tantos y a tantas que ya había perdido la cuenta.

Aprendí que la vida es algo que viene y que va.

Pasajera.

Todos en aquella época éramos conscientes de que moriríamos tarde o temprano, lo que lamentablemente el hombre de esta generación ya ha olvidado.

Cuando te aferras a la tierra crees que todo lo que existe lo puedes poseer y es cuando empiezas a perder el camino.

Allí aprendí todo sobre el poder.

Me sentía más que un Dios, capaz de quitar la vida a mi antojo. Fui para muchos la luz que les enseño sobre el miedo.

Todos me temían. Con tan solo escuchar mi nombre empezaban a temblar.

El miedo es uno de los sentimientos más importantes ya que por medio de él se genera el amor. Como el miedo, todo lo que aprendemos genera en nosotros lo contrario, lo que sí importa.

LA TERNURA

(Desconocido)

Nil, mi mejor amigo de infancia enfermo de paludismo.

Nuestros padres vivían en el mismo pueblo, a la orilla del rio Nilo, y juntos experimentamos todo el proceso de su enfermedad hasta llegada su muerte.

En sus ojos me mostro siempre mucha ternura.

El sabía quién era y había tenido visiones de lo que fue previamente. Lo sé, porque me lo dijo una vez.

Me conto además de que había venido hasta estas tierras a mostrar a alguien sobre la belleza de la ternura y la compasión.

Nunca imagine que ese alguien había sido yo.

En aquella ocasión no fui la luz de nadie más solo de mí mismo.

EL DESPRECIO

(1845-1900)

Emigre a una gran ciudad.

Lamentablemente en esas tierras solo su economía se desarrollaba ya que los corazones de los hombres que allí vivían siempre estuvieron vacíos.

Fui tratado con desprecio.

Su gente no quería saber de nadie ni de nada que de allí no fuese.

Viví muy triste pensando que la felicidad estaría en aquel lugar sin darme cuenta de que la felicidad se puede encontrar en cualquier otro lado, solo dependiendo de cómo yo quisiera sentirme.

Fui la luz que les mostro a todos, los que en algún momento me acompañaron, sobre el desprecio.

Lo provoqué y lo sentí.

Fue sumamente extraño.

No en todas mis reencarnaciones pude recordar quien había sido previamente. Solo en algunas. ¿Por qué? Si lo hubiese recordado habría perdido la cordura completamente.

EL DOLOR

(1484-1514)

Era una mujer. Tenía que venderme. Mi hijo enfermo y no tuve otra opción. Me vi aborrecida por todas las personas del pueblo por mi oficio. Pero ellos, solo sabían opinar sobre mí, nunca se detuvieron a pensar o a preguntarme porque hacia lo que hacía.

Ese desprecio me causo depresión y todo se puso peor cuando me quitaron a mi hijo.

El dolor fue tan profundo que llegue a la locura.

Experimente tanto dolor que llegue a sentirlo en los tuétanos de los huesos.

Fue cuando recordé el inmenso amor que había sentido antes, probablemente en la experiencia previa con Nil a las cercanías del Nilo.

Estamos conectados siempre con todo lo que fuimos, nunca dejamos de ser nuestra verdadera esencia. Solo la olvidamos por un momento y nada más.

LA RESISTENCIA

(1980-2006)

Después de morir de un infarto, a los 26 años, en medio de una operación, quede en un limbo.

La verdad no entendía nada de lo que me había sucedido y permanecí vagando, sin rumbo nueva vez.

El limbo es un lugar para algunas almas, las cuales, después de su partida, no acaban de comprender lo que les ha sucedido.

Es una zona neutra en donde divides tu ser en dos planos, el material y el espiritual.

De allí es de donde provienen los fenómenos paranormales.

El que no los comprende siente miedo por ellos, sin saber de qué en algún momento todos podemos ser parte de ellos y generarlos.

Así aprendí sobre las consecuencias de la negación. Sobre no aceptar lo que me había sucedido.

La vida es como un caudaloso rio que fluye y que cuando lo detienes se desborda, dañando todo lo que se encuentra a su paso.

Cuando intentamos detener el curso de la vida y el destino que nos aguarda solo nos hacemos daño a nosotros mismos y a todos los que nos rodean.

EL AMOR

(1969-2004)

Toque la guitarra en un multitudinario concierto en la ciudad Woodstock, California.

Tenía muchos fans.

Nunca tuve un gran ego por lo que siempre mantuve mis pies sobre la tierra.

Justo en uno de mis conciertos mis ojos se entrelazaron con los de Yolanda. Una chica puertorriqueña y fue amor a primera vista.

Me acompaño a todas y a cada una de mis presentaciones por los estados americanos y llegamos a casarnos en Las Vegas.

Nunca había sentido un amor tan puro.

No recuerdo nunca haberle dicho lo tanto que la amaba.

Al mirarnos era siempre pura magia. Era algo limpio y muy especial.

Era mi alma gemela.

Antes de cada experiencia en el plano material siempre compartes previamente con otros seres.

Como en la Tierra, en el plano espiritual eres parte de un grupo que aprende, que crece.

La mayor parte de las veces, cuando sientes una afinidad o una atracción muy fuerte con otro ser terrenal es porque él estuvo en contacto contigo previo a tu llegada. El conoce de tu esencia tan bien como tú y la comparten.

LA DESESPERANZA

(1978-2016)

New York era una ciudad muy difícil.

Viví en una parada de tren por más de 7 años.

Duraba días sin probar bocado. Veía a cientos de personas que me veían pero que preferían ignorarme.

¡Yo también aprendí a ignorarlos!

Sentí odio por ellos, por cómo me trataban.

Morí justamente en esa misma estación una mañana de temperaturas muy bajas.

Me vi tirado, pero no sentí nada.

La muerte es muy similar al momento de nuestro nacimiento. Te desprendes, como cuando te originas de la base creadora. No sientes nada solo mucha confusión en un principio.

Es como un sentimiento de vacío inexplicable.

Que diferente se ve todo desde el plano de la no materia.

Se ve tan simple.

Qué pena que ocupemos gran parte de nuestro tiempo, en el plano físico, en cosas sin ningún sentido. En cosas banales.

LA CONFUSION

(1874-1914)

Fui enviado a una pequeña ciudad de América Central. Allí ayudaba en la construcción de un hermoso canal. Muchos murieron por el dengue y la fiebre, pero yo no morí por eso.

Solo recuerdo verme caer desde uno de los elevadores hasta la fosa en donde me ahogué.

Mientras caía, tuve la oportunidad de mirar a los cielos y sentir mucha paz, la verdad como nunca antes.

 Deje un hijo y una esposa.

Tan pronto todo paso, vi mi cuerpo y después todo el paisaje cambio y me moví justo al momento de mi entierro junto a tantos y a tantas.

Después de que mueres ves a todos sufrir, pero nada te afecta, porque sabes que ellos están solo de paso sobre la Tierra.

Algunas almas después de su partida del plano material quedan confundidas y no saben lo que les ha sucedido. Justamente como me ocurrió en una de mis experiencias previas.

Esto se debe a que muchas de esas almas se encuentran en etapas iniciales de reencarnación y aún no han experimentado muchas vidas.

Generalmente las primeras experiencias terrenales para la mayoría de los seres ocurren ocupando animales o minerales.

Es difícil en un principio, pero llegas acostumbrarte.

EL VACIO

(2012)

 Morí antes de nacer.

 Ni siquiera llegue a ver la luz.

 Mis padres sufrieron mucho.

El plan que ellos tenían para mí era que me convertiría en su primogénito. Pero al igual que todos los que se encuentran en su camino para ser el Fuego, ellos olvidaron en algún momento su destino, su meta.

Una de las señales, de cuando esto ocurre, es creerte que lo puedes controlar todo por ti mismo. Y que lo posees.

Ambos habían venido aprender sobre la tristeza y yo fui la luz que se la mostro.

Era mi primera y única experiencia dando mi vida física por otros.

Cuando te entregas y ayudas al crecimiento de seres distintos evolucionas más rápido. Porque el proceso de la vida se compone de eso, de dar.

Falle en mi experiencia previa. No debí haber hecho lo que hice. La verdad no me importa ahora, de todos modos siempre se aprende.

Necesitaba continuar con mi crecimiento y había decidido, junto a mis maestros, que este debía ser el paso correcto. Ya que la única manera que existe de recibir algo a cambio es cuando entregas algo primero.

Después de vivir en los distintos planos y formar parte de distintos cuerpos tu esencia evoluciona.

En cada una de esas evoluciones llegas a ver la luz más y más clara. Al principio lucen del tamaño de pequeñas gotas de roció y luego; crecen hasta llegar a convertirse en estrellas.

Es indescriptible la atracción que sientes hacia esa luz y todo pasa porque también eres parte de ella.

Te reinventas porque tu revientas a la fuente, al que todo lo crea.

La vida es la manera más idónea de como la luz, la fuente, Dios o como decidas llamarle se recrea. Se reinventa. Se hace nuevamente y se mantiene infinito.

 Es su obra maestra.

NOTAS DE MI PADRE

Todo se genera a partir de la base creadora.

Ella es la fuente y el origen primario de todas las cosas.

Es la reunión de la energía y el conocimiento absoluto.

Si quisieras tener una referencia, compárala con el Sol. Pero ella es siete veces más grande.

¡De ella se desprende todo!

Se expresa a través de la esencia. La cual es como un pedacito de luz que la abandona y que luego regresa.

Después de que nace, la esencia vaga sin un rumbo fijo. Se mueve tan rápido que es imposible seguirle. Si lo intentaras, solo pudieras ver su celaje. Pero llega un momento donde se calma como lo hace el hombre y es cuando despierta ante la belleza de lo que le rodea y se concentra.

En ese preciso momento es cuando empieza a percibir que tiene conocimiento y poder para cambiar todas las cosas como la base creadora. Y que tiene personalidad. Es como cuando tomas una gota de agua del mar. Su composición es exactamente igual a la del mar, pero no es el mar.

¡Entonces es cuando empieza a descubrirlo todo!

Originalmente su color es anaranjado, pero después, se va tornando azulado en su etapa final.

Entonces llega el momento en donde ya entiende todo lo relacionado a su origen y es cuando decide regresar a la fuente creadora.

Es como inicia su propio viaje.

Es cuando llega al mundo de la no materia en una primera etapa y luego al mundo de la materia en una segunda.

Vamos y venimos hasta que nuestro conocimiento se hace enteramente claro y recordamos por completo como fundirnos con la base nuevamente.

De eso se compone la vida de la esencia.

De ir y venir en busca de su desarrollo, de su evolución.

Nunca nos detenemos.

NOTA DEL AUTOR

Fuimos almas antes de llegar a ser cuerpo.

Fuimos esencia antes de llegar a ser alma.

Existen solo tres mundos: material, espiritual y el esencial.

Materia es igual a concentración, así como alma será igual a sutileza.

Aunque no lo recordemos somos la conjugación del pasado, el presente y el futuro. Porque estuvimos aquí, estamos y estaremos hasta que podamos completar nuestro cometido.

El egoísmo es nuestra primera representación. Ya que venimos hasta el plano material a crecer. Para luego convertirnos en parte del todo. En comunidad.

Antes de ser parte de un conjunto debemos ser parte de la unidad.

Solo viajamos durante todo el proceso de convertirnos de soplo a fuego.

La vida, el sendero.

El amor, la meta.

Amor es igual a Dios.

Dios es igual a meta.

Alma es igual a soplo.

Soplo es igual a fuerza.

Somos la fuerza que crece por el sendero de la vida. Que tiene como meta el reencontrarse nuevamente con Dios.

Somos un soplo que inicio un viaje.

Un viaje de crecimiento que busca prepararnos.

Prepararnos para algo mayor.

Es la razón final de este viaje.

Descubrir lo que somos y lo que nunca hemos dejado de ser.

Hijos de Dios. 

Copyright 2020 © Todos los Derechos Reservados Por derechos de autor, se prohíbe la reproducción parcial o total.

3 Comments Add yours

  1. You replied to this comment.

    Le gusta a 1 persona

    1. Agradecido de tu lectura. Fue escrito con mucho amor. Un abrazo, AloaConsciente.

      Le gusta a 2 personas

  2. Se nota un largo recorrido , encarnación tras encarnación , ese ser, se torna más y más consciente de su relación con el Creador.

    Le gusta a 1 persona

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s